QUIERES SER SABIO LEE A DIARIO
Educar es dar al cuerpo y al alma toda la belleza y perfección

PENSAR EN GRANDE

Candelario Pérez Madero

 

 

 

La educación es un arte, cuya práctica ha de ser perfeccionada por muchas generaciones. Cada generación, provista de los conocimientos de las anteriores, puede realizar constantemente una educación que desenvuelva de un modo proporcional y conforme a un fin, todas las disposiciones naturales del hombre, y conducir así toda la especie humana a su destino.  A ti toca desenvolverlas, y, depende de ti mismo tú propia dicha y desgracia.

 

Ser, saber y hacer, una triada perfecta para aprender. La educación  no ha muerto pero está gravemente enferma. Recibir, tejer y entretejer, cada una de las expresiones de alumnos, maestros y padres de familia, permitió reveladoras necesidades que comprometen la exquisita sinfonía de crear una competencia perfecta, en el arte de la instrucción para educar.

La disciplina convierte la animalidad en humanidad. Un animal lo es ya todo por su instinto; una razón extraña le ha provisto de todo. Pero el hombre necesita una razón propia; no tiene ningún instinto, y ha de construirse él mismo el plan de su conducta. Pero como no está en disposición de hacérselo inmediatamente, sino que viene inculto al mundo, se lo tienen que construir los demás. Immanuel Kant,  filosofo idealista  alemán, Johann Heninrich Pestalozi, pedagogo suizo y Johann Wolfgang von Goethe, científico alemán, coinciden en esa aspecto.

 

A pesar de la lejanía del tiempo, en el Instituto Tecnológico de Campeche, las palabras parecen ser fieles aún en la modernidad. Alumnos de ese centro educativo acusan a la directora, por “actuar de manera inhumana.” Dicen que cuando hay dolor se aproxima un padecimiento, y en aras de la formación profesional, seria saludable revisar “clínicamente” la robustez de esa dolencia.

El género humano debe sacar poco o poco de sí mismo, por su propio esfuerzo, todas las disposiciones naturales de la humanidad. Una generación educa a la otra. El estado primitivo puede imaginarse en la incultura o en un grado de perfecta civilización. Aun admitiendo este último como anterior y primitivo, el hombre ha tenido que volverse salvaje y caer en la barbarie, de no ser así, como se justifican los infortunios en penales como Koben, asesinatos de personas de la tercera edad, disparo en centros públicos como el  caso de un americanista.

Pensar y obrar, obrar y pensar, es la suma de toda sabiduría, en todo tiempo reconocida, en todo tiempo practicada, pero no por todos advertida. Una y otra cosa ha de alternar eternamente en la vida, como la inspiración y la expiración; debían ser inseparables como la pregunta y la respuesta. Quien se hace una ley de lo que el genio de la razón humana susurra secretamente al oído de cada recién nacido, es decir, somete la acción al examen del pensar y el pensar al examen del hacer, éste no puede equivocarse nunca y, si falla, encontrará pronto el buen camino.

 

México invierte más en educación, pero aún es insuficiente, datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, revelan ese diagnóstico. En Campeche, el gobierno hace su parte, desde su óptica “la educación, está la altura de los retos contemporáneos;  sin embargo, no podemos conformarnos,  hay capacidad,  disposición y compromiso.  Pensar en grande, llegar  lejos, requiere  poner lo mejor de nosotros.” Tan es así que el  2 de febrero, el Instituto Campechano, entrò a una nueva de su vida académica, al  nacer su autonomía,  en los primeros meses de la administración justa y solidaria.

 

 

© 2017 QUIERES SER SABIO LEE A DIARIO